Antecedentes Real Zaragoza vs S.D. Huesca

El equipo fundacional fue el Huesca Fútbol Club que surgió en el año 1910. Pasando por un par de denominaciones históricas, Club Deportivo Huesca y Unión Deportiva Huesca. Con su actual denominación Sociedad Deportiva Huesca, fue constituido el 29 de marzo de 1960.

Antes de su fundación, existieron en la ciudad otros equipos fútbol. Entre los más exitosos estaban el Club Deportivo Huesca, que fue campeón de España de aficionados en 1931.

El Zaragoza F.C. disputó dos partidos en el desaparecido Campo de Torrero frente al Club Deportivo Huesca, y en ambos casos las goleadas fueron de escándalo. La primera de ellas en la temporada 1932/1933, en partido correspondiente a la segunda jornada de la Fase Regional de Tercera División, el 18 de diciembre de 1932. Fue un mal día para los oscenses en Torrero, pues si bien la superioridad del equipo blanquillo era indiscutible en esos momentos, el tanteo logrado (15-1) fue excesivamente abrumador. De hecho, sigue siendo hoy en día, la mayor goleada a favor del Real Zaragoza en sus 86 años de historia.

Claro está que por su desarrollo no pudo suceder de otro modo esta goleada, pues renqueante Primo, el más firme puntal del Huesca, quedó su línea media a merced de lo que quisieron hacer los delanteros de casa. Los goleadores del partido fueron, por este orden: Zorrozúa, Montes (Huesca), Bilbao, dos seguidos de Anduiza (se llegó al descanso con 4-1 en el marcador). En la segunda parte marcaron: Bilbao, Zorrozúa, Almandoz, tres seguidos de Anduíza, Bilbao, Epelde, Anduiza, Almandoz y Zorrozúa. Los equipos presentaron las siguientes alineaciones:

ZARAGOZA FC: Lerín; Chacártegui II, Chacártegui I; Epelde, Salas, Rioja; Rolloso, Zorrozúa, Anduíza, Bilbao y Almandoz.

CD HUESCA: Sobrino; Laborda, Larroche; Naveira, Primo, Campos; Eulogio, Pérez, Garcés, Quico y Valeta.

El segundo duelo frente a este desparecido Club Deportivo Huesca se produjo en el Campeonato Regional de Aragón de 1939, concretamente el 29 de enero de 1939, cuando todavía retumbaban los cañones de la Guerra Civil por las calles de España. Fue también un partido desequilibrado. El solo hecho de preparar los aficionados oscenses un equipo que les representara en el campeonato regional, no fue tarea fácil para quien, como ellos, no estaban sobrados de elementos precisamente.

Pero con un entusiasmo digno de todo elogio, hizo su presentación en Torrero, frente al Zaragoza, que también reaparecía en el primer partido del campeonato regional. Un equipo modesto, entusiasta, en el que formaban algunos buenos jugadores junto a otros de clase mediocre, sin la debida preparación. Lógicamente, el Huesca no podía hacer otra cosa que defenderse como buenamente pudiera.  Y no solo se defendió, pese al elevado tanteo adverso que se produjo (10-1), sino que atacó en algunos momentos muy guapamente, y estuvo a punto de que aquello quedara plasmado en el marcador. En realidad, solo hubo lucha en el primer cuarto de hora, pues el juego en ese tiempo fue muy movido. A partir de ese momento el partido no tuvo
historia. Un dominio aplastante del Zaragoza hasta el final y una especie de juego del ratón y el gato. La primera parte terminó cinco a cero con goles de Juanito Ruiz (2), Olivares, Soladrero y de nuevo Olivares. Tras el descanso, Gabilondo fue el primero en mojar, rematando un córner sacado por Juanito Ruiz. Un barullo en la meta local terminó con un penalti en que incurrió Ortúzar, y que Arrieta convirtió en el único gol para el Huesca. Olivares se encargó de hacer funcionar el marcador tres veces más, una de ellas de penalti, y Gabilondo se apuntó el último, que hacía el número diez.

ZARAGOZA FC: Inchausti; Muñoz, Pelayo; Salas, Soladrero, Ortúzar; Juanito Ruiz, Ameztoy, Olivares, Gabilondo y Primo.

CD HUESCA: Reboredo; Urcelay, Lázaro; Álvarez, Arrieta, Mañas; Aramburo, Llona, Ortúzar, Fernández y Ruiz.

El heredero del Club Deportivo Huesca fue la Unión Deportiva Huesca, que militó tres temporadas en Segunda División en los años 1950. Este último desapareció en 1956.

El Zaragoza F.C. recibió por primera vez a la U.D. Huesca en la jornada 21 del Campeonato de Liga de Tercera División de la temporada 1948/49, concretamente el 20 de febrero de 1949. En un partido emocionante y con una gran entrada en Torrero, ambos equipos se repartieron los dos puntos en juego (1-1). El poco acierto de la delantera zaragocista en el remate, un gol en fuera de juego y un penalti malogrado decidieron el resultado. El Zaragoza jugó más y dominó con insistencia, pero las escapadas de la delantera oscense daban siempre sensación de peligro. A los 25 minutos marca el Zaragoza el primer gol. Un pase de Pruden a Pinillos, centro de éste y cabezazo de Galvany que entra y sale rápidamente, pero por si acaso Pruden, también de cabeza, vuelve a enviarlo a la red. A los 43 minutos, tras un despeje de Oceja, la pelota llega a Badal, en posible fuera de juego, y con fuerte tiro marca un tanto. El árbitro duda, pero tras consultar con su asistente, concede el gol. A los 17 minutos de la segunda parte, el árbitro señala penalti a favor del Zaragoza por derribo de Pruden a Galvany. Lo lanza Bescós y la pelota se va dos metros fuera de la portería.

ZARAGOZA FC: Higinio; Martín, Rafa López, Oceja, Ortíz, Lecue, Pinillos, Bescós, Pruden, Galvany y
Fustero
.

UD HUESCA: Ferrús; Hernández, Roca, Luis, Pablito, Calatayud, Samuel, Cosculluela, Badal, Ordóñez,
Galvany y Ausejo
.

En la temporada 1950/51 ambos equipos coinciden en el mismo grupo de Segunda División y se enfrentan en Torrero el 31 de diciembre de 1950. Lleno completo, prueba de la expectación que había levantado este duelo regional y claro victoria para los blanquillos por 3-0. A los 2 minutos, Davi, después de correr la línea de fondo, centró, recogió el balón Morales, de cabeza, marcando el primer gol. En la segunda parte, a los 27 minutos, un despeje en globo de la defensa oscense, originó un barullo ante su marco, que Belló II resolvió de un tiro por bajo, que fue el segundo gol zaragozano. A los 32 minutos, Belló II, recogió un buen pase de Morales, marcando el tercero y último tanto. El juego fue movido y el Huesca actuó con mucho entusiasmo, pero la delantera zaragozana fue más eficiente a la hora del remate.

ZARAGOZA CF: Candi; Jugo, Calo, Pica, Urra, Gonzalvo II, Noguera, Rosendo Hernández, Morales, Belló II y Davi.

UD HUESCA: Galatea; Hernández, Iruretagoyena, Pablito, Calatayud, Navarrete, Samuel, Solanas, Badal, Moreno y Félix.

Tras la desaparición del U.D. Huesca, el 31 de marzo de 1960 la Sociedad Deportiva Huesca comenzó a competir en categoría regional, pero en su primera temporada ya logró el ascenso a Tercera División. Durante los siguientes años de esta década compitió en la que era, por aquel entonces, la categoría de bronce del fútbol español, sin conseguir el ascenso a Segunda División, a pesar de jugar la promoción de ascenso a ésta durante cuatro temporadas (1963, 1965, 1967 y 1968).

La S.D. Huesca logro el ascenso a segunda división en el año 1970. El conjunto lucho por la permanencia tras conseguir 34 puntos pero se quedó a 1 punto de la permanencia. Su debut en la Copa del Rey (por aquel entonces Copa del Generalísimo) se produjo en la temporada 1969/70 contra el Club de Futbol Lloret cayendo eliminado por éste en primera ronda.

Fue precisamente en la Copa de Rey donde se enfrentaron por primera vez en La Romareda el Real Zaragoza y la S.D Huesca. Se disputaba el partido de ida de la segunda ronda de esta competición el 25 de octubre de 1978, y los oscenses, con el mítico Paco Buyo de portero, sorprendieron al Real Zaragoza dirigido por Vujadin Boskov con un 1-1 que dejaba la eliminatoria en el aire para los blanquillos. Luego en el partido de vuelta se impusieron por 0-1 en El Alcoraz. Fue un mal partido del Zaragoza que no supo romper la bien montada defensa del equipo visitante, en el que destacó,
precisamente, un jovencísimo Paco Buyo en la portería. Marcó primero la S.D. Huesca a los 29 minutos por mediación de Arquillo. Empató el Real Zaragoza a los 57 minutos por mediación de Pérez Aguerri. Arbitró el balear Borrás del Barrio.

REAL ZARAGOZA: Irazusta; Heredia, India, Camus, Antic, Oñaederra, Pichi Alonso, Pérez Aguerri, Amorrortu, Lafita (Salvatierra) y Mendieta.

U.D. HUESCA: Buyo; Ausaberri, Ramón, Pedro, Bárcenas, Ferrer, César, Chirri, Val (Camarón), Arquillo y Tosao (Chera).

El 24 de septiembre de 1985 la S.D. Huesca visitaba por segunda vez el Estadio de La Romareda en partido correspondiente a la vuelta de la Primera Ronda de la Copa del Rey. En el partido de ida ambos equipos empataron a dos goles. Los blanquillos, con Luis Costa de entrenador, fueron precisamente los campeones de esa edición de la Copa. No tuvo problemas para deshacerse del equipo oscense por 3-0. El partido en su primera parte fue de contención por parte del Huesca ante el empuje y mejor técnica del Zaragoza, pero unas veces los palos y otras la buena actuación del portero Lacasa, impidieron que el Zaragoza marcase en esta primera mitad. En la segunda parte, el Zaragoza salió con mas brios, decidido a sentenciar la eliminatoria y actuó con más rapidez, jugando especialmente por las alas. Tanto Rubén Sosa, como Pineda y Corchado se adentraban peligrosamente a los dominios del área oscense y fue precisamente es esta segunda parte cuando llegaron los tres goles del Real Zaragoza, anotados por Rubén Sosa (min. 61), Corchado (min. 72) y Fraile (min. 76).

REAL ZARAGOZA: Vitaller; Casuco, García Cortés, Casajús, Fraile, Güerri, Corchado, Juan Carlos, Rubén Sosa (Roberto 79'), Herrera y Pineda (Ayneto 79').

S.D. HUESCA: Lacasa; Conde, Orúe, Estallo, Camarón, Peralta (Lanosa 75'), Val, Enciso, Sánchez (Tonono 75'), Petón y Ramón.

La S.D. Huesca, en la temporada 2007/08, consigue el ascenso a la Segunda División. En esta temporada contó con dos entrenadores: Manolo Villanova, que a falta de unas jornadas para el final de la campaña sería fichado por el Real Zaragoza junto a Roberto Cabellud. Onésimo Sánchez fue el elegido para reemplazarle y junto con Carlos Hugo García Bayón, certifica el ascenso del Huesca frente al Écija Balompié en la eliminatoria final a doble partido.

Tras el descenso del Real Zaragoza a Segunda División, se vio de nuevo las caras con su vecino oscense el 6 de diciembre de 2008, en un partido que finalizó con 2-2. El Zaragoza le remontó dos goles al Huesca en los últimos veinte minutos, gracias a dos zarpazos del brasileño Ewerthon. El cuadro blanquillo tuvo que sobreponerse a la expulsión de Arizmendi, por doble amarilla, un minuto antes del descanso. La primera parte finalizó sin que se moviera el marcador. En la segunda parte, a los 57 minutos, Rubén Castro, de penalti, adelantaba en el marcador a la S.D. Huesca y tres minutos más tarde, José, de cabeza bajo palos, anotaba el 0-2. La expulsión por doble amarilla del jugador azulgrana Helguera a los 75 minutos dio alas a los hombres de Marcelino García Toral, que lograron finalmente empatar el partido con los dos comentados goles de Ewerthon.

REAL ZARAGOZA: López Vallejo; Chus Herrero (Hidalgo 73'), Ayala, Pulido, Paredes, Arizmendi, Zapater (Caffa 60'), Gabi, Jorge López, Ewerthon y Oliveira (Braulio 67').

S.D. HUESCA: Edu, Robert (Vara 58'), Borrego, Rigo, Dorado (Ripa 82'), Jose (Rodri 71'), Sastre, Luis Helguera, Camacho, Rubén Castro y Roberto.

Ya en fechas más recientes y tras un nuevo ascenso de la S.D. Huesca a Segunda División en la temporada 2015/16, los vecinos oscenses visitaban La Romareda el 3 de enero de 2016, en la 19ª jornada de la Liga Adelante. Zaragoza y Huesca protagonizaron un derbi muy caliente que tuvo de todo y que terminó en tablas (3-3) gracias al gol de Carlos David en la última jugada. Los maños fueron capaces de remontar con 10 jugadores en la segunda parte, pero se les escapó la victoria en el último segundo. Había expectación por empezar a ver la mano de Lluis Carreras en el Zaragoza, aunque el técnico mantuvo la esencia del equipo de Popovic. El once fue muy similar con la sorpresa de Jorge Ortí y el regreso de Ángel a la delantera. El resto no cambió. Como ya sucedió en el derbi del 2008, el Huesca se plantó en La Romareda sin ningún tipo de complejo. Desde luego, el escenario no le influyó y salió al campo con las ideas muy claras. Anquela apostó por una defensa de cinco y en los primeros minutos estuvo más cómodo que el Zaragoza.

Machis hacía lo que quería y se convertía en un quebradero de cabeza tanto para Marc Bertrán como para Vallejo. Ángel dispuso de la mejor ocasión hasta ese momento al rematar de chilena un buen centro de Pedro, pero Leo Franco reaccionó bien y despejó como pudo. Esa acción despertó a la grada y al conjunto blanquillo, que empezó a creer en sí mismo. Hinestroza también lo intentó por la derecha pero de nuevo se estrelló con el portero argentino. Eran los mejores momentos de los locales que tuvieron el premio a cinco minutos del final. Erik Morán metió un pase en profundidad a Ángel y el canario marcó tras deshacerse de varios rivales.

El partido se calentó antes del descanso. Un saque de banda acabó con trifulca. Carlos David le metió la rodilla por detrás a Ángel y cuando estaba en el suelo le dio un balonazo que hizo que el delantero le respondiera con un golpe en la tripa. Los jugadores de ambos equipos acudieron a defender a sus compañeros y varios terminaron encarados. El árbitro expulsó a Ángel y amonestó a Fran Mérida.

Así, la segunda mitad comenzó con un panorama diferente. El Zaragoza, por delante del marcador y en inferioridad numérica, salió a tratar de aguantar la ventaja ante un Huesca que dio un paso adelante. Carreras quitó a Jorge Ortí y colocó a Diamanka de delantero. La respuesta de Anquela fue retirar a Íñigo López y meter a Figueroa. No le pudo salir mejor. Casi a continuación llegó el gol del empate. Fran Mérida ponía el balón donde no podía llegar Bono. Y tres minutos después era el propio Figueroa de cabeza el que adelantaba al Huesca.

La alegría azulgrana duró poco. Justo lo que tardó Ortuño en salir y en enviar a la red un despeje de la defensa. Poco más tarde, Camacho perdonaba el tercero. El partido estaba abierto y ya la inferioridad numérica no se notaba. El Zaragoza no se rendía y encontró el tercero en una jugada que terminó con gol de Diamanka desde fuera del área. El Huesca volvió a irse para arriba y de nuevo apareció la figura de Bono para salvar a su equipo en un remate de Machis. Después se sucedieron más ocasiones. Camacho y Figueroa tuvieron una, pero tampoco acertó. Las fuerzas se
igualaron a falta de cinco minutos cuando
Fran Mérida vio su segunda amarilla. La locura siguió hasta el último suspiro cuando a Carlos David le llegó el balón y puso las tablas en La Romareda.

REAL ZARAGOZA: Bono; Marc Bertrán, Vallejo, Cabrera, Diego Rico, Erik Morán, Dorca, Pedro (Ortuño 63'), Jorge Ortí (Diamanka 63'), Hinestroza (Isaac Carcelén 84') y Ángel.

S.D. HUESCA: Leo Franco, Oscar Ramírez (Aythami 46'), Iñigo López (Figueroa 55'), Carlos David, Jesús Valentín, Morillas, Bambock, Fran Mérida, Camacho, Tyronne (Gaspar 77') y Machis.

El último enfrentamiento en La Romareda frente a la S.D. Huesca se produjo en la tercera jornada de la pasada temporada, el 4 de septiembre de 2016, con 21.343 espectadores en el Estadio Municipal. El Zaragoza sufrió de lo lindo para volver a colocarse líder, logrando una victoria por la mínima (1-0) gracias a un gol de Casado en el minuto 87. El Huesca había aguantado bien con un jugador menos pero acabó dejándose los tres puntos en La Romareda y echando por tierra todo el esfuerzo realizado.

El Huesca se plantó en el terreno de juego sabiendo bien qué hacer. Presionando muy arriba y no dejando pensar al Zaragoza. Antes de los dos minutos, los azulgranas pudieron adelantarse por medio de Urko Vera, pero Irureta despejó el peligro. Los de Milla trataban de encontrar espacios y
buscar más a Ángel, pero sin mucho éxito. Lo encontraron pasados los diez minutos. El punta canario controló en el área y centró a Xumetra pero el extremo catalán intentó rematar de volea y no le dio. El Zaragoza no estaba cómodo y se mostraba impreciso en el pase. Entonces, apareció Zapater para tomar el mando. El capitán dio un paso hacia adelante y el equipo blanquillo mejoró. Una gran jugada entre Lanzarote, Ángel y Xumetra a punto estuvo de acabar en gol, pero tras el despeje inicial de Herrera nadie aprovechó el barullo en el área pequeña para meter el balón para
dentro.

El partido se empezó a romper y Sergio Herrera volvió a salvar a su equipo sacando una mano milagrosa en un disparo de Lanzarote. El Zaragoza comenzaba a gustarse y el Huesca a sufrir. Todo se complicó más para los de Anquela cuando Bambock fue expulsado al ver su segunda amarilla por sacar una falta antes de que lo indicara el árbitro. Una roja muy protestada por los oscenses, al considerarla rigurosa y, además, no estar seguros de que la primera lo fuera. La polémica ya estaba servida como la temporada pasada. La primera parte terminó con una clara ocasión de Ángel. El delantero tuvo en sus botas el primero, pero Herrera seguía como héroe y abortó, de nuevo, el peligro.

La segunda mitad, el Huesca salió intimidando. El año anterior en El Alcoraz ya le dejó claro al Zaragoza que con diez también sabe hacer daño. Así, Carlos David estrelló su cabezazo en el larguero a la salida de un córner. Susto en La Romareda. La respuesta de Milla fue sacar a Juan Muñoz para intentar tener más pegada arriba. Ángel tuvo otra ocasión pero, por enésima vez, Herrera envió a córner. Sin embargo, el premio para los locales llegó en el tramo final, más por corazón que por otra cosa. Popa puso un centro atrás que acabó despejando la defensa hasta que Ángel dejó con el pecho el balón a Jorge Casado y el madrileño fusiló. Gol y liderato.

REAL ZARAGOZA: Xabi Irureta; Isaac Carcelén (Fran Rodríguez 67'), Marcelo Silva, Cabrera (Popa 82'), Casado, Zapater, Lanzarote, Erik Morán, Cani, Xumetra (Juan Muñoz 59') y Ángel.

S.D. HUESCA: Herrera, Nagore (Vadillo 92'), Carlos David, Jair, Soriano, Bambock, Aguilera, Camacho (Kilian 91'), Samu Sáiz, Ferreiro y Urko Vera (Cmiljanic 80').

En resumidas cuentas, y si tenemos en cuenta cualquier denominación del equipo oscense, se han disputado hasta el momento 9 partidos en Zaragoza (4 en Torrero y 5 en La Romareda) con un balance de 5 victorias para los blanquillos y 4 empates. Con 39 goles a favor del Zaragoza y 9 a favor del Huesca. Es decir, ninguno de los tres equipos de la capital oscense ha logrado la victoria hasta la fecha en la capital del Ebro.