Vicente Raúl AMARILLA Vera

Vicente Raúl Amarilla Vera, nació en Luque -Asunción- (Paraguay) el 19 de junio de 1960. Jugaba de delantero y se caracterizaba por su juego fino y exquisito a la hora de concretar un gol.

Ha sido internacional con la selección de fútbol de España. Tras retirarse de la práctica activa del fútbol, supo ser entrenador de la selección de fútbol de Paraguay Sub-23, en el año 2000. Más tarde, ya en la selección mayor, fue asistente técnico de Aníbal Ruiz antes y durante el Mundial de Alemania, en 2006.

Amarilla fue una de las más grandes figuras del fútbol paraguayo y fue pieza clave para las hazañas del Club Olimpia en los años 90, donde fue elegido como el mejor jugador de toda América en 1990.

Amarilla hizo gala de sus cualidades de su olfato goleador, de su inteligencia para resolver jugadas en poco espacio y su visión del campo de juego, desde su juvenil etapa en el Club Sportivo Luqueño, club en el que debutó a los 17 años de edad. Su calidad era innegable y tal fue la trascendencia de su fútbol que a tan solo siete meses de su aparición en las canchas de la primera división, Amarilla fue adquirido por el Real Zaragoza, donde jugó cuatro temporadas, de 1981 a 1985.  Previamente, el Zaragoza lo tuvo cedido en el Racing de Santander de Segunda División en la temporada 1980/81, donde anotó 9 goles en 23 partidos.

Debutó con la camiseta del Real Zaragoza el 16 de septiembre de 1981, en el partido correspondiente a la primera ronde de la Copa frente al C.D. Tudelano (6-1), anotando tres de los 6 goles de su equipo.  En su primera temporada como zaragocista (1981/82) disputó un total de 42 partidos (33 de Liga y 9 de Copa) y consiguió un total de 22 goles.

Su mejor temporada en el Zaragoza fue en el 1982/83 donde terminó el año como segundo máximo goleador de La Liga con 19 goles, tan solo por detrás del jugador del Real Betis Hipólito Rincón.  En esta temporada jugó otros 42 partidos (34 de Liga, 2 de Copa y 6 de la Copa de la Liga), anotando en total 26 goles en todas las competiciones oficiales.  Sus espectaculares cifran goleadoras llamaron la atención del seleccionador nacional sub-21, Luis Suárez, y disputó dos partidos con la misma, frente al Islandia, el 27 de octubre de 1982 y frente a Países Bajos el 16 de febrero de 1983.

En la temporada 1983/84 tuvo un menor rendimiento goleador y a pesar de jugar un total de 34 partidos (29 de Liga, 3 de Copa y 2 de Copa de la Liga), tan solo consiguió 11 goles.

Su última temporada como zaragocista fue la 1984/85, en la que jugó un total de 42 partidos (30 de Liga, 8 de Copa y 4 de Copa de la Liga), en los que anotó tan solo 7 goles.

Sus 4 temporadas en el Real Zaragoza se saldaron con un total de 160 partidos (13.710 minutos), 66 goles, 10 tarjetas amarillas y una Tarjeta Roja (frente al Real Murcia el 18 de septiembre de 1983).  Tan solo anotó uno de sus 66 goles de penalti (frente al Racing de Santander el 19 de diciembre de 1982) y también falló una pena máxima frente al Athlétic Club el 30 de enero de 1983.   De sus 160 partidos jugados, 73 acabaron con victoria del Real Zaragoza, 36 con empate y 51 con derrota.

Su estancia en el fútbol español se extendería luego al F.C. Barcelona,  donde estuvo tres temporadas (1985/1988) en las que jugó un total de 48 partidos entre Liga, Copa de la Liga, Copa de Europa, Copa de la UEFA y Supercopa de España.  Anotó 14 goles y fue expulsado en 4 ocasiones.   Con el conjunto culé consiguió dos títulos: la Copa de la Liga 1985/86 y la Copa del Rey 1987/88.

Volvió a Olimpia en 1987, pero tras una temporada, el fútbol internacional volvió a requerir de su concurso. Viajó entonces a México para sumarse al Club América.

De estar a un paso de dejar el fútbol, Amarilla pasó a convertirse en la piedra angular del equipo franjeado que se consagró campeón de la Copa Libertadores de 1990 y que también se hizo con la Supercopa ese mismo año. Su decisión de seguir no solo tuvo como premio las copas ganadas, sino también la corona de "Mejor futbolista de América", que le fue instituida en 1990 tras un sondeo entre periodistas deportivos internacionales. Estuvo en Olimpia hasta 1993, luego se fue a jugar a Japón de 1993 a 1994 en el Yokohama Flügels donde se retiró a los 34 años.

Raúl Vicente Amarilla, sigue trabajando en su rol de técnico de fútbol, defendió en dos ocasiones, como ya he comentado, la camiseta española de la selección Sub 21, por lo que nunca pudo vestir la albirroja paraguaya a pesar de su deseo. No obstante, su nombre es todo símbolo para el fútbol paraguayo y en especial para los hinchas del Olimpia.